El porno, otra afición muy a la española

Fuera de los tópicos que siempre nos persiguen a los españoles, como ya dije en el anterior post, no hay que olvidar otras muchas cosas que nos unen, aunque no nos representen en el exterior tan bien como las otras. Se me ocurren dos por el momento: la afición al fútbol y los videos porno hd; y aunque sea algo que compartimos con un montón de otras nacionalidades, no por eso debemos darle menos importancia ni negar que forma parte de nuestra identidad actual.

¿Cuántos españoles conocéis a los que nos les guste el deporte rey? Pocos, no dejéis de reconocerlo, porque el fútbol se ha hecho algo imprescindible para nosotros, sobre todo si somos hombres, aunque ya muchas mujeres han aprendido también a amar este deporte. La Liga, la Copa del Rey, la Champions, y hasta la Intercontinental, cualquier competición sirve para reunirnos delante de una pantalla y disfrutar de un partido con un buen número de amigos.

¿Y cuántos compatriotas pensáis que no se dedican a ver porno online? Esto es más difícil de considerar, porque por ahora somos bastante hipócritas,  y no nos gusta reconocer que lo hacemos. Pero las cifras no engañan, el número de usuarios de internet que ver algún tipo de contenido pornográfico sube cada año como la espuma, y es que una de las aficiones del españolito de a pie, concretamente por dos razones principales: es relativamente barato, y tiene un contenido ilimitado. Así que ver chicas calientes, mujeres masturbándose o viejas follando se convierte en el complemento perfecto de todos esos que ven fútbol, pero también de los que no lo ven, que supongo que lo sustituirán como afición principal.

Así que ya lo veis, ahora además de la susodicha guitarra, del flamenco y de los toros, podemos decir que los españoles nos identificamos por ser muy futboleros y porque nos gusta ver porno. No hay de qué avergonzarse, ninguna de estas formas de identificarnos es mala, indecente ni ofensiva, aunque siempre haya algún ejemplar un poco atrasado que no quiere que sea así; le pido disculpas entonces. Pero el resto de personas normales que lo leéis, ¿entendéis que es así? Podemos cambiar estos tópicos si queremos, pero para ello primero hay que reconocer los antiguos, como en el caso del toreo, del que cada vez hay más detractores y puede que acabe por desaparecer, aunque eso sea otra cuestión. Así que si a alguien le ofende que se le tome fuera de España por un consumidor de videos porno online, que se haga cargo de si lo es o no; y si quiere dejar de serlo, allá él con sus decisiones.

La guitarra española es la que mola

Vivir en España y decir que a uno le gusta la guitarra española casi se podría considerar un tópico, junto al de las castañuelas y los toros, pero qué se le va a hacer, reconozco que es así. Desde pequeño me gustó la música, y aunque empecé con la pandereta y aporreando un tambor que mis padres me compraron para que dejara de dar la lata, luego esa caja con cuerdas me llamó la atención; y como fue una alegría en casa que dejara de armar jaleo con instrumentos de percusión para dedicarme a otra cosa más tranquila, no tardaron en apuntarme a unas clases, a ver si así dejaba tranquilos sus oídos unas cuantas horas al día, jeje.

Aunque no se tiene muy claro si este instrumento se introdujo en España gracias a los árabes, o que incluso se tendría que agradecer a los romanos en un diseño más rudimentario, no se puede negar que ha sido en la península cuando ha llegado a tomar un carácter propio y representativo. Son muchos los virtuosos de este instrumento en este país, aunque yo por mi parte debe decir que tengo más afición que arte; y aunque me he fijado en estos maestros toda mi vida, aún me queda mucho que aprender, a pesar de que soy consciente de que nunca llegaré a hacer carrera de este hobbie. Pero qué se le va a hacer, por de pronto me conformo con ser feliz con una guitarra en las manos.

Y no es que me haya quedado quieto ni mucho menos; de hecho, hace unos años, me reuní con unos amiguetes todos aficionados a la música, y decidimos montar una banda pop.  No es que vayamos a ser el grupo revelación de la década, pero por de pronto lo pasamos de puta madre tocando entre colegas y algún que otro local donde nos dejan, y aparte de divertirnos no veas cómo se liga cuando uno dice que toca en una banda, jeje. Gracias a esto nos han pasado un montón de situaciones divertidas que os contaré si queréis.

Y no puedo dejar de reconocer que, si no fuera gracias a mi afición a la guitarra, esto nunca me habría pasado.